YouTube
Facebook

ME LO DIJO MI MAMÁ: Vea Mijo

Encomiéndese a Dios y arranque tranquilo.
Ayúdele siempre a su papá.
Saque las manos del bolsillo.
Apenas se bañe, le sirvo el desayuno.
Con la candela no se juega.
De eso tan bueno no dan tanto.
Mucho cuidado con las cáscaras.
Si sobra arroz en la mesa, recuerde que hay hambrientos en la calle
Con un solo fosforito se puede quemar todo el monte.
No hay carga más pesada que una mujer liviana.
Siempre que se levante, dele gracias a Dios y salude a su mamá.
Juntos pero no revueltos.
Lea siempre con un lápiz en la mano.
Servir no es ser sirviente.
No reciba regalos de un extraño.
La persona así como habla, así camina.
Con las camas distendidas no se recibe visita
No le tenga confianza al que bota basura a la calle.
Lea bastante pero no crea todo lo que dicen los libros
Ser violento no es ser valeroso.
Al que se levanta aburrido, nada le resulta bien.
Amabilidad excesiva, huele a pura trampa.
Hable más clarito y menos duro.
Huir del peligro no es cobardía.
Los problemas no son gelatina, no los estire.
Amar es compartir.
Trate de ser primero en todo.
Cuando vaya a casa ajena, no lleve la vejiga llena.
No se duerma en las fiestas.
Los buenos se juntan, los malos andan en manada.
Más bueno que servir no hay nada.
Perro que ladra no muerde.
Montañero no pega en pueblo.
Los obstáculos son parte del camino.
La honradez no se aprende en los libros.
Despacio si la carrera es larga.
Si no sabe cantar, no abra la boca.
No mate los pajaritos.
No se atraviese mucho.
Los ruidos no dejan pensar.
Al que madruga Dios le ayuda.
Piense en grande y llegará a grande.
No trague entero como las gallinas.
Nunca se tape la cara.
No postergue sus buenos propósitos.
Sentido común, es saber qué va con qué.
A las mujeres, déjelas que sean mujeres.
El que perdió el hogar, perdió todo.
Nadie engorda lambiendo.
El defecto más detestable, es no saber disimular los defectos.
Qué tal que uno tuviera que gustarle a todo el mundo.
El que empieza a dudar de todo, termina dudando de sí mismo.
Quien nada debe, nada teme.
Si un amigo te necesita, acude pronto. Si te invita a almorzar no tengas afán.
Si a ti mismo no te interesa lo que haces, a quién puede interesarle.
Detrás de un hombre de bien, hay siempre una mujer honesta.
Vaya dándose cuenta para qué es la inteligencia.
Cerebro desocupado, taller del diablo.
Una mujer estimulada, es capaz de dormir sobre una tabla.
Póngale el ojo al detalle clave.
El que recibe, come bien, el que da duerme mejor.
El libertinaje es pan del diablo.
No me vaya a tocar “la presa del forastero”.
El que lucha, come y se baña, la suerte nunca lo engaña.
La opulencia es producto del robo.
Un grito a tiempo vale más que 100 vaqueros.
Coma despacio y con gusto.
Pedir perdón no es cobardía.
No se vaya solo.
Hasta el diablo tiene sus derechos.
A nadie se le interrumpe.
No le contradiga a nadie.
Póngase a hacer algo.
No imite a nadie.
El mejor impulso es un buen comienzo.
La cama y la pobreza llaman a la pereza.
Una idea buena? escríbala.
Orden, aseo y progreso, andan juntos y es por eso.
Dime con quién andas y te diré quién eres.
El sueño es sagrado, no lo despierte.
Defínase oportunamente que eso es personalidad.
Confié en Dios, pero no se arrime al peligro.
El que pierde la vergüenza, no sabe lo que se encontró.
El exceso de simpatía con los poderosos, es pura mediocridad.
Ayúdele al amigo a levantar la carga, pero no se la lleve.
No se vaya quedando atrás.
No le deba a nadie.
Donde hay razón sobran los gritos.
Estar entusiasmado es tener a Dios por dentro.
No les dé la espalda a los mayores.
Guarde algo.
Arregle la casa primero después arregla el mundo.
No pierda los estribos.
A las mulas con mañita.
Haga las cosas con las dos manos.
Árbol que crece torcido, nunca su rama endereza.
La suerte se la hace uno mismo.
Las leyes naturales son mudas.
La cosa es nuestra, cuando nos cuesta.
El que esconde la edad es porque no ha sabido vivir.
El que no saborea la mañana, envejece más ligero.
Pan con pan, comida de tontos.
El que aprende y no practica, es como el que ara y no siembra.
Déjese querer.
Al niño suéltelo, pero no lo deje solo.
Adonde le den la ñapa no vuelva.
Marque siempre lo bueno del libro, cuando el libro es suyo.
Gallina vieja, caldo delicioso.
Váyase antes de que lo echen.
Con cara de bobo no se le arrime a nadie.
Hágalo reír y es suyo.
La felicidad es para compartirla.
No coma en la calle nunca.
Mantenga la frente y las manos siempre limpias.
Las primeras cositas malas se las van a enseñar los primos.
No se arrime mucho a la basura.
Aprenda a escoger los amigos.
El amor es como la natilla, si no se revuelve se pega.
Mucho ayuda el que no estorba.
Esa mujer no le conviene.
Siempre desconfíe del que vive pregonando su bondad y su honradez.
Ni ojo en carta ni mano en plata, ajenas.
No coma de pié que se le va la comida pa´los jarretes.