YouTube
Facebook

CANCIONERO ANTIOQUEÑO

 

ANTIOQUEÑA
Bambuco
Autor: Miguel Agudelo
Compositor: Pelón Santamarta

Antioqueña que tienes negros los ojos,
el cabello rizado, los labios rojos,
antioqueñita, antioqueñita,
la palma del desierto no es tan bonita.

Antioqueña, que vives cerca de los montes
donde son más extensos los horizontes,
por ti daría, por ti daría,
los sueños más hermosos del alma mía.

Antioqueña de dulces labios de grana
más pura que el rocío de la mañana,
Antioqueñita, antioqueñita,
la perla de los mares no es tan bonita.

Antioqueña que miras como una diosa,
y tienes las mejillas color de rosa,
por ti se calma, por ti se calma
la tempestad que ruge dentro del alma.

Quién pudiera a tu oído decir ternezas
y en tus brazos librarme de mis tristezas,
antioqueñita, antioqueñita,
del jardín de Colombia, la más bonita.

————————————————————-

MUY ANTIOQUEÑO
Bambuco
Autor: Héctor Ochoa
Compositor: Héctor Ochoa

Regálame tiplecito una melodía,
quiero hacer un bambuco para el recuerdo,
yo le pongo los versos y la armonía
y los dos le pondremos el sentimiento.

Apúrate tiplecito que estoy ansioso
de decirle a mi tierra cuánto la adoro,
vamos pues, viejo amigo, cantemos juntos
y que se oigan tus notas por todo el mundo.

Mi tierra, la que ayer me vió nacer,
tiene olor a aguardiente, a trapiche y café,
la quiero si estoy lejos con más ganas,
como quiero a mi ruana y a mi viejo carriel.

Soy paisa, aventurero y soñador,
tengo finca en el cielo y un negocio en el sol,
mi orgullo es mi ancestro montañero,
para todo soy bueno, y en amores mejor.

Antioquia, de mi patria corazón,
cuando digo tu nombre se estremece mi voz,
por toda tu grandeza y hermosura
ya no hay duda ninguna: antioqueño es mi Dios!
—————————————————-
AGUARDIENTE DE CAÑA
Bambuco
Autor: Luis Carlos González
Compositor: Enrique Figueroa

 

Muele sediento el trapiche el corazón de la caña
como se masca la vida el sueño azul de las almas,
rubia sangre de cristal se santifica en las pailas
y nace entre miel y hogueras el aguardiente de caña.

Rutas de locura cuerda el aguardiente agiganta,
hace auroras de las noches y noches de las mañanas,
con aguardiente las penas se alegran y se emborrachan,
luce más su ruana el tiple y su mantón la guitarra.

El aguardiente hace espinas en el ciclón de las hachas
alas de luz con los versos y pueblos con las cabañas,
con aguaridente más machos son los machos de mi raza
y con sed roja los besos, cuando no se dan se asaltan.

Grito de caña morena que le molieron el alma
alegre galán de copas y señor de serenatas,
porque hace grato el dolor y es fin, principio y palabra,
nace de miel y de penas el aguardiente de caña.
——————————————
ANTIOQUEÑITA QUERIDA
Bambuco
Autor: Luis Carlos González
Compositor: Enrique Figueroa

 

Antioqueñita querida, yo te presentí en mis sueños
porque en tus ojos se miran las estrellas de mi cielo,
porque tu risa de plata es manantial de mi predio
y son tus labios de grana la causa de mis desvelos.

Dime, antioqueñita hermosa, si fui trovero en tus sueños,
porque la voz que te canta es el alma de mi pueblo
que vibra sobre las cuerdas del tiplecito behemio
con que alegraron sus noches en la selva mis abuelos.

En las cuerdas de mi tiple encontrarás antioquieña
notas festivas y tristes, grito alegre y dura queja,
oración de madre ausente, palabras de hermana buena,
tierra de muchos caminos y calor de compañera.

Si te conocí sin verte, si me esperaban tus sueños,
dame tu amor antioqueña a cambio de mis desvelos,
porque si vengo a traerte canciones de las que fueron
quiero llevarme una rosa de tu jardín de recuerdos.
——————————————————
CORAZON ANTIOQUEÑO
Bambuco
Autor: Hernando Montoya
Compositor: Camilo García

 

Tengo una novia en la tierra, tengo una madre en el cielo,
tengo un alma de poeta y un corazón antioqueño,
cuando la noche se inunda de resplandores morenos,
dejo mi rancho y entono mi serenata a los cielos.

Con un arma en la cintura, con una flor en el pecho,
y en la mano una guitarra donde cabe el mundo entero,
cuando los cielos preguntan por lo mucho que te quiero,
se estremece mi guitarra con un bambuco antioqueño
que se pierde entre la noche como se pierde el lucero.

Leave a Reply