Réquiem por una cordal

POR: Óscar Domínguez G.  |     01/06/2013
Las muelas de juicio son más inútiles que el rencor y la virginidad juntas
No es la mejor forma de iniciar un año pero me acaba de suceder. Así que, desocupados lectores que aún no han desertado de esta lectura, les soplaré la pequeña historia de mi última cordal a la que quería más que a «mis zapatos viejos». Nos entendíamos de maravilla. Habíamos nacido el uno para el otro. Pero también las muelas de juicio cordales, como el amor, son eternas mientras duran.

Un poema español de la Edad de Oro me hizo cogerle tempranero pavor a los dentistas, como en mis mocedadades se les decía a los odontólogos, esos profesionales que nos conocen por dentro. Tanto como los ginecólogos conocen a nuestras «dulces enemigas».

En casa ahorrábamos hasta en sacamuelas: cuando los dientes de leche empezaban a tambalear en su alvéolo, agarrábamos hilo de coser y ahorcábamos con él la pieza que arrancábamos de un tirón. El ratón Pérez no había llegado a mi vida para que me indemnizara con un regalo.

Otras mamás se «armaban» de pañuelo, agarraban el intruso entre los dedos y jalaban. No se conocía la anestesia. Al menos en mi barrio.

Para redondear la faena, colocaban un pañuelo alrededor de la cara del sujeto-hijo para evitarle vientos perjudiciales y disfrazar la hinchazón de la víctima que quedaba convertido en un Nazareno.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Con el pañuelo nos ahorrábamos cirujano plástico que entonces tampoco se había inventado. Los feos se las tenían que arreglar caminando rápido.

Pero a veces había qué visitar dentista que era el mismo para todos en casa. Helaba la sangre verse con la boca de par en par y observar en la mano del profesional una especie de tenaza o gatillo. ¿Anestesia? Imposible darse esos lujos. «Éramos pobres pero no lo sabíamos», para decirlo con Eisenhower.

Desde entonces comprendí a la fuerza que el odontólogo es una siquiatra con pinzas. De todas formas, reconforta saber que cada día mejoran sus herramientas y modus operandi.

(Mi pragmático padre no se fue por las nubes: recién casado, notó que a su novia —mi madre— le dolían varias muelas. Sin pensarlo dos veces, la llevó adonde el dentista del municipio y ordenó: toda la dentadura abajo. Y adiós dolores de muelas).

Ese miedo ancestral, revive cuando los adultísimos nos enteramos de que nos tocó extraernos alguna cordal, también llamada muela del juicio porque aparece cuando la vida nos notifica, implacable, que empezamos a sobrar.

Las cordales son más inútiles que el rencor y la virginidad juntas, pero que hay que borrarlas del mapa facial porque son fuente de infecciones.

No hace mucho tuve que volver donde el odontólogo para que se quedara con mi última cordal en menos que se persigna un cura pedófilo. Afortunadamente, la anestesia ya había llegado a mi vida. Ni cuenta me di de que era una cordal más pobre.

(Visited 3 times, 1 visits today)
Previous Post

Razones por las que Medellín es la capital innovadora

Next Post

Manual para hacer cola